Galería

Vida

Vida

Santi se sentía mal. Amaba tanto a Julia que cuando ella le propuso la última opción que les quedaba no pudo decir que no. Hacía 9 meses habían utilizado un donante de semen para realizar una fecundación in vitro. Y allí estaban hoy, en el paritorio esperando a que diese a luz al hijo de otro. Después de horas de sufrimiento por fin pudo ver esos pequeños ojos que le miraban curioso. Y en ese momento se olvidó de todo, el amor inundó su corazón y lo supo. Aquel era su hijo. Y él era su padre.

Nick: Olga_Hus

0
Votos
22
Vistas
19 Days
de su publicación