Galería

Tarde

Tarde

Autor: Francisco Sánchez Egea

Cuando la enfermedad afectó a aquel niño inocente, la ciencia de todo el imperio se volcó en su estudio. Para entonces, la plaga ya se había llevado a muchos vasallos. Con los instrumentos adecuados, no tardaron en encontrar la cura. Pero era tarde para el crío. Dicen que, algunas noches, desde cualquier rincón del vasto territorio, se puede oír al emperador llorar por su hijo.

373
Votos
737
Vistas
7 Months
de su publicación

Finished since 203 days, 17 hours and 14 minutes.