10 consejos para ser innovador: abre tu mente

La innovación es, probablemente, la única manera de afrontar los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad actual. Pero a menudo nos preguntamos cómo podemos ser personas o empresas innovadoras.

Nos encanta darte consejos y ayudarte en lo que podamos, por lo que aquí tienes unos cuantos para encontrar estrategias innovadoras que nos permitan lograr hacer más con menos recursos.

1. Vive en la posibilidad

Todo problema tiene muchas soluciones posibles. Mantente en la creencia de que tú y tu equipo de trabajo pueden encontrar una mejor forma de hacer cualquier cosa en la que pongan sus mentes a trabajar.

2. Siempre cuestiona qué es lo que haces y porqué lo haces

Continuamente nuestras tareas y proyectos no se dirigen hacia la consecución de nuestras metas y propósito en la vida. Asegúrate de que todo lo que hagas se alinea con tus metas y produce los resultados que deseas.

3. Para innovar desafía las creencias que has tenido desde hace mucho tiempo

Solamente porque algo se ha hecho de cierta manera durante largo tiempo no quiere decir que todavía sea la mejor manera de hacerlo. Es necesario aprender nuevas formas de hacer las cosas, debemos ser flexibles y abrirnos a nuevas posibilidades. Este consejo se traduce en pura innovación.

4. No aceptes la primera solución inmediatamente

Hay muchas posibilidades de solución para cada problema. La mayoría de las personas se van con la primera que surge que parece la más adecuada y se pierden del valor que implica el pensar un poco más de tiempo y encontrar soluciones más efectivas y elegantes.

5. Lee y conviértete en un innovador

Cuanto más sabes acerca de algo, más te das cuenta de que no sabes. Incrementando tu base de conocimientos encuentras más y más asociaciones. Y hacer asociaciones es donde aparentemente cosas mágicas suceden y se puede ser innovador. El conocimiento es esencial y nunca termina. Si te mantienes preparado puedes ir al ritmo de todo lo que te rodea, si no lo haces puedes quedar rezagado.

6. Diversión e innovación van de la mano

Descubriendo nuevas ideas sobre cómo hacer las cosas más rápido, más fácil, con menos recursos y mejor es realmente divertido. Y las cosas que son divertidas de hacerse se hacen con más interés. Planea sesiones dedicadas a crear ideas, lo que en inglés llaman “brainstorming”, y que significa tormenta de ideas. Reúne a tu grupo de trabajo y elegid un tema sobre el que trabajar.

Autor: Asier Gallastegi Fullaondo CC BY 2.0

7. Conoce a gente de diferentes industrias

Saliéndote del territorio con el que estás familiarizado, abres la posibilidad para nuevos y diferentes puntos de vista que puedes utilizar en tu favor. No te circunscribas solamente al ambiente que te rodea, ábrete y conoce otras cosas y otras formas de trabajar, puedes aprender mucho. Este consejo es clave para ser innovador.

8. Desafía a tu grupo a llegar más profundo

No permitas que ni tú ni tu equipo llegue rápidamente a la conclusión de que algo no puede hacerse. Empújalos a buscar soluciones y que hagan una lista de todas las ideas que surjan, después cuando se revisen más calmadamente, se darán cuenta de que entre ellas hay alguna idea valiosa.

9. Para ser innovador asegúrate de tener tiempo para relajarte y no hacer nada 

Cuando constantemente estamos ocupados haciendo cosas, no creamos el terreno fértil para que las ideas se fortalezcan. Para ser innovador es necesario descansar y soltar, dejar el tema al menos conscientemente, porque nuestra mente seguirá trabajando en ello. Al soltar le damos a nuestro cerebro la libertad y el tiempo de asimilar la nueva idea. Este consejo parece paradójico, pero se antoja imprescindible.

10. Dale tareas a tu inconsciente

Dale a tu mente algo en que pensar mientras duermes. Selecciona un problema que deseas resolver, un proceso que deseas mejorar o el nuevo producto que deseas crear antes de irte a dormir y luego olvídalo. Tu inconsciente seguirá trabajando toda la noche y al día siguiente tendrás buenas ideas.