×

Sede central. Paseo de la Castellana, 259C.
28046 Madrid
T. 913 075 725
fundacionaquae@fundacionaquae.org

Oficina en Madrid. Santa Leonor, 39.
28037 Madrid
T. 913 621 024
fundacionaquae@fundacionaquae.org


Consejos del agua

10 bosques sorprendentes que te dejarán con la boca abierta

10 bosques sorprendentes que te dejarán con la boca abierta

Extrañas formas, ejemplares milenarios, historias siniestras, formaciones curiosas… Te mostramos diez bosques que te sorprenderán por diferentes razones.

Crooked Forest, Polonia
Árboles retorcidos sin razón aparente. Así de curioso es este bosque ubicado en el municipio de Nowe Czarnowo, al noroeste de Polonia y muy cerca de la frontera con Alemania. Se trata en concreto de unos 400 ejemplares plantados en la década de los años 30 que parecen describir una hoz en su base. Hay quien cree que la mano del hombre está detrás de estas curiosas formas, otros, en cambio creen que se debe a un fenómeno completamente natural.

©SEAWHISPER

Aokigahara, Japón
Este bosque está situado en las cercanías del monte Fuji. Es tristemente célebre porque muchos jóvenes de Japón han ido a este lugar a quitarse la vida, por ello se le conoce también con el terrible sobrenombre de “bosque de los suicidios”.
Dentro de esta zona de 35 kilómetros cuadrados hay sitios turísticos como las cuevas de hielo y senderos tranquilos, pero lo que predomina es su historia de tristeza y desolación.
©SEAN PAVONE

Bosque de Oma en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, España
El artista vizcaíno Agustín Ibarrola usó el bosque como lienzo, pintando en un conjunto de árboles que, si se miran desde un lugar determinado, dan forma a determinadas figuras geométricas.
El mensaje del pintor y la imaginación del visitante permiten que se pueda observar en este escenario natural personas, animales y paisajes llenos de color.

©Simoncio CC BY-SA 4.0

Avenida de los baobabs, Madagascar
En este bosque nos encontraremos con árboles imponentes de más de 30 metros de altura y con más de 800 años de antigüedad. Estos árboles formaban parte de un denso bosque tropical, que fue talado por los autóctonos por diferentes motivos. Sin embargo, los baobabs no fueron tocados, de hecho, a pocos kilómetros se halla el llamado “Baobab Amoureux”, dos preciosos ejemplares que crecieron entrelazados.

©DENNIS VAN DE WATER

El bosque de bambú de Sagano, Japón
Este bosque, formado por unas arboledas de bambú de hasta 20 metros de altura, resulta hipnótico. El suave movimiento de los troncos cuando sopla el viento hace un sonido tan característico que el gobierno nipón lo ha incluido en la lista de “100 sonidos que hay que preservar de Japón“. No hay que perdérselo de noche, la imagen es casi irreal.

©NAKA-STOCKPHOTO

Hoia–Baciu, Rumanía
Este bosque es famoso por ser el más siniestro del mundo. Situado en las inmediaciones de la ciudad rumana de Cluj-Napoca, se le conoce como “el triángulo de las Bermudas de Rumanía“,
Existen muchas historias de desapariciones misteriosas en este lugar, tantas que los lugareños temen entrar en él, incluso hay versiones de muchos que entran y salen con arañazos, dolores de cabeza o ganas de vomitar. Dicen que pueden verse luces, se escuchan voces y que hasta se han visto extraterrestres. Dentro del bosque hay un círculo dibujado sobre la tierra donde la vegetación no crece.

©CRISTIAN BORTES / FLICKR.COM

Shilin, el bosque de piedra, China
Este bosque se caracteriza por sus formaciones de piedra caliza de formas extrañas. Al observarlas da la sensación de estar viendo árboles petrificados.
Este sitio es muy visitado por los turistas que, en su recorrido, no se pierden el bosque de Lizijing, con las piedras Mayor y Menor, y el de Naigu.
Resulta muy entretenido adivinar formas humanas o animales, así como preguntarse cómo es posible que ciertas composiciones, con un mínimo punto de apoyo, no se caigan.

©PAVEL POTSELUEV

Bosque sumergido, Patagonia, Argentina
Situado a 30 metros de profundidad en el lecho del lago Traful, en la Patagonia, el bosque sumergido recrea un paisaje de fantasía, capaz de deslumbrar a quienes se animen a bucear entre gigantescos árboles casi intactos.
El bosque sumergido se formó durante un terremoto ocurrido en el año 1960, donde se produce el desmoronamiento de una ladera boscosa que terminó sumergida en el fondo del lago con ejemplares de hasta 30 metros de altura que permanecen increíblemente de pie. Los cipreses permanecen sepultados sobre el lecho del lago con algunas de sus copas asomando en la superficie.

©dondereciclo.org.ar

Los bosques de cactus de México
El clima del desierto es ideal para los cactus. En la Reserva de la Biosfera de Tehuacán-Cuicatlán, entre los estados de Puebla y Oaxaca, la flora cactácea impresiona por su gran tamaño y por sus increíbles formas.
La actividad turística en este enclave natural es intensa. Uno de los puntos clave de esta reserva es el jardín botánico Helia Bravo Hollis, en el que se concentran más de 250 especies vegetales, muchas de ellas endémicas. Más allá de los cactus, también es posible visitar salinas, fósiles y restos arqueológicos. También hay un refugio para el guacamayo verde, un ave psitácida en peligro de extinción.

©Creative Commons