Fundación Aquae > Conformidad en el año 3000

Conformidad en el año 3000

Debió haber un mundo allá afuera, un lugar al que dejamos de llamar hogar, algo sólido y tibio.  Esa piedra donde podíamos sentarnos y disfrutar del clima, de una vista a la montaña o de un atardecer sin tener que pasar este asqueroso frio.

No hay planetas distantes. No hay lugares donde se pueda vivir mejor que aquí. ¿Cuánto más desperdicio podemos crear?

Si seguimos así, algún día Marte se convertirá en la Tierra.

Roberto Camilo Torres