El trepador azul, un ave que escala los bosques

El trepador azul recibe este nombre debido a su forma de desplazarse a través de los troncos y las ramas, lo que le permite ponerse boca abajo gracias a la musculatura de sus patas. La presencia en nuestro país de esta ave de carácter inquieto ha disminuido debido a la progresiva desaparición de bosques primarios.

El trepador azul (Sitta europaea) es una especie de ave paseriforme de la familia Sittidae. Nos encontramos ante un ave de tamaño medio que puede alcanzar los 14 cm de longitud y una envergadura de hasta 27 cm. Con tonalidades azuladas en la parte superior y anaranjadas en la inferior, el trepador azul muestra un carácter inquieto y esquivo.

Destaca la ausencia de cuello pero, sin duda, lo más característico es su forma de desplazarse a través de troncos y ramas dando origen a su nombre de “trepador”. Esta capacidad le permite, incluso, ponerse boca abajo gracias a la musculatura de sus patas. Al igual que otras especies semejantes, se puede destacar del trepador azul su robustez, la cola corta y el largo pico.

Presenta dimorfismo sexual, visible especialmente en la coloración más pronunciada del macho. Por otra parte, el canto del trepador azul parece un reclamo constante con sonidos cortos muy profundos, como si estuviera en situación permanente de alarma.

¿Dónde vive y cuál es el hábitat del trepador azul?

El trepador azul suele habitar en zonas templadas de Europa y Asia llegando desde Japón hasta la Península Ibérica. En Europa es un ave muy común pero, en cambio, en España su presencia es mucho más reducida debido a la desaparición de los bosques primarios.

Esos bosques donde anidaban los trepadores azules, que tienen hoy a sus pollos en los troncos de los robles centenarios que quedan, en nidos que fueron del pájaro carpintero; esos mismos bosques de verdadero cuento, se hundieron con las flotas en los océanos, se fueron al cielo con los incendios, mientras huían los pájaros.

Pese a todo, el trepador azul sigue prefiriendo las zonas de bosques con árboles madures en las que las precipitaciones son habituales. Aunque tampoco resulta tan extraño poderlo encontrar en pinares, hayedos y encinares.

¿De qué se alimenta y cómo se reproduce?

Los pilares de su alimentación lo constituyen los insectos como orugas, mariposas, moscas y escarabajos, aunque también se alimenta de diferentes frutos y semillas. El trepador azul suele encontrar el alimento en las ramas de mayor tamaño y en los troncos, sin olvidar que también puede atrapar algunas de sus presas en vuelo. Por su parte, además de depredadores como el gavilán o el cárabo, otras especies como el carbonero común tratan de derrumbar las paredes de sus nidos.

Una de las características más sobresalientes de esta ave es su capacidad previsora. Así, acumula suministros para épocas del año como el invierno en las que es más difícil obtener alimento. Y concretamente lo hace introduciendo semillas en la corteza de los árboles, pero también orugas y larvas.

A diferencia de otras aves, que excavan sus nidos para agrandarlos, el trepador reduce la cavidad de éste para acoger a sus crías y suele utilizar los agujeros abandonados por el pico picapinos. El nido del trepador azul lo construye la hembra con escamas de corteza de pino. La puesta tiene lugar a principios de abril y se compone de entre 6 y 9 huevos, que son incubados durante algo más de dos semanas. Los recién nacidos terminan abandonando el nido una vez han transcurrido casi cuatro semanas desde que tuvo lugar la eclosión.