El Pez Rana y sus colores especiales

El pez rana se desplaza por las aguas de los océanos y mares tropicales y subtropicales empleando una técnica de propulsión a chorro gracias a que cuenta con aberturas branquiales. Además, al contar con varias fases de colores tiene la capacidad de mimetizarse con el entorno para camuflarse de sus depredadores y cazar a sus presas.

Conocido científicamente como Antennarius multiocellatus, el pez rana es una especie perteneciente a la familia Antennariidae que se puede encontrar en todos los océanos y mares tropicales y subtropicales. A excepción, eso sí, del Mediterráneo.

El pez rana es pequeño, corto y voluminoso. No suelen tener vejiga natatoria, por lo que no nada mucho. Además, cuentan con aberturas branquiales alargadas en forma de tubo, que utilizan para desplazarse. Para ello emplean propulsión a chorro, es decir, proceden a succionar el agua por la boca para seguidamente expulsarla por las aberturas branquiales. De este modo recorren pequeñas distancias.

Nos encontramos ante uno de los peces más “feos” que podamos imaginar, lo que no impide que haya despertado mucha curiosidad. Los peces rana son peces óseos cubiertos con pequeñas espinas dérmicas bifurcadas en escamas. Recibe este nombre debido a sus aletas pectorales y sus pequeñas aletas pélvicas que son muy similares a las de las ranas.

Este pequeño pez puede alcanzar los 20 cm de longitud y tiene varias fases de colores, empleados para camuflarse con dos claros objetivos: esconderse de sus depredadores y mimetizarse con el entorno para cazar a sus presas. En este sentido, el pez rana tiene la capacidad de imitar todo aquello que se encuentra a su alrededor, lo que supone un hándicap a la hora de poderlos ver en los arrecifes donde habitan. Esto lo consiguen gracias a que están cubiertos de líneas, verrugas, rayas o parches de colores.

¿Qué come y cómo se reproduce?

Y es que tenemos ante sí a una especie ovípara y carnívora, pues se alimenta de peces y crustáceos como los cangrejos. Así, una de sus características es que presentan una cabeza muy grande comparada con el resto de su estructura, y esto ayuda sobremanera a ingerir a sus presas sin masticarlas.

Profundizando en esta técnica, se observa que colocan en la punta del hocico una estructura en forma de tallo que emplean como si se tratase de una caña de pescar (señuelo). Este cebo no es otra cosa que una pieza flexible de tejido que perfectamente puede variar de unas especies a otras. Pero en todas ellas conservan un distintivo común: su parecido a los alimentos. No todas las especies de pez rana tienen este cebo e incluso esta caña de pescar móvil en algunas de ellas alcanza un tamaño diminuto.

Por su parte, los huevos permanecen encuadernados en un vaina con forma de cinta o una masa de moco gelatinoso que recibe el nombre de velo o balsa de huevos.

¿Dónde vive el pez rana?

Son habitantes bentónicos de aguas no muy profundas. Suelen habitar arrecifes de poca profundidad y se encuentran a menudo en áreas de esponjas. Cabe destacar como curiosidad el hecho de que vivan sobre escombros o áreas arenosas en las que predomine la existencia de algas.

Por ejemplo, el pez rana gigante es un habitual de las esponjas expuestas y de arrecifes exteriores. En concreto de las esponjas de barril, donde se posa.