El lución, el lagarto menos soleado de Europa

El lución es un lagarto ápodo (sin patas) común en Europa y el este de Asia. Prefiere los lugares húmedos y sombríos, a diferencia de la gran mayoría de reptiles que buscan el sol para calentarse. Este reptil tiene la capacidad de desprenderse de la cola como método de defensa.

El lución, o Anguis fragilis, es un lagarto sin patas que suele confundirse con una serpiente. Sin embargo, la presencia de párpados y las aberturas del oído los diferencia claramente de éstas.

La gente le llama “culebrilla de cristal” y, sobre todo, “serpiente de vidrio” porque no mira los párpados de lagarto que tiene. Se trata de una especie inofensiva que puede llegar a mediar medio metro de longitud y presenta una coloración morena, dorada, plateada o amarillenta.

¿Dónde vive y cuál es el hábitat del lución?

Nos encontramos ante una especie de lagarto común en Europa y el este de Asia. En lo relativo a su distribución por la Península Ibérica, la presencia de lución se limita a la mitad norte y más concretamente a los Pirineos, Sistema Ibérico y Cornisa Cantábrica.

Otra de sus diferencias con el resto de especies de reptiles es que el lución no busca el sol para calentarse, prefiere los lugares húmedos y sombríos. Se diferencia así de otras especies ampliamente distribuidas por nuestro país como el lagarto ocelado. Este es también el motivo por el que la presencia del lución se restringe a estos lugares de la Península, ya que en el resto no se alcanzan los niveles suficientes de pluviosidad para su desarrollo.

Bajo las tablas que hay tiradas sobre los prados, vive este animal que no sale más que de noche o cuando los días son tan grises que no hay quien salga, pudiendo llegar a vivir todos los días grises y todas las noches que hay en cincuenta años. Su actividad, por lo tanto, es bastante crepuscular.

Esta especie se puede observar en praderas, matorrales, herbazales y claros de bosques, pero puede aproximarse a zonas humanizadas, hasta el punto de poder observar algunos ejemplares en jardines. Pero la gran mayoría de sus hábitos son semisubterráneos, lo que dificulta todavía más que puedan ser vistos.

¿De qué se alimenta y cómo se reproduce?

Su dieta se compone de lombrices y de limacos como caracoles, a las que sacude de manera violenta antes de proceder a tragarlas. Una peculiaridad del lución es que tiene la necesidad casi permanente de beber agua y, a diferencia de las serpientes, su boca no es dilatable. Por otra parte, entre sus predadores se encuentran diferentes aves de presa y mamíferos.

Una peculiaridad de esta especie es que puede desprenderse de la cola como método de defensa, la cual la sigue moviendo mientras el resto del animal huye. Recuerda por ello a otros escurridizos reptiles como la lagartija ibérica que también se desprende de esta parte de su cuerpo cuando se siente amenazada.

Los acoplamientos entre lución macho y hembra se dan durante la primavera. Pero previamente los machos luchan entre ellos por conseguir a las hembras. Es una especie ovovivípara, es decir, los huevos de lución se mantienen dentro de la hembra hasta el momento de la eclosión cuando ya están desarrollados por completo. En este caso concreto el periodo de gestión se extiende durante tres meses.