El castaño, testigo milenario de la historia

Como sustento, refugio o elemento sagrado, el castaño ha sido clave a lo largo de los siglos. Conoce todo sobre este árbol milenario de peculiares características y sobre su fruto.

Sagrado para los celtas, plantado de forma masiva por los romanos, esencial en épocas de hambrunas durante varios siglos y presente en la actualidad, el castaño (castanea sativa) es testigo quieto y mudo, pero activo, de la historia.

De crecimiento rápido hasta los 30 metros, destaca sobre todo por su longevidad (se conocen ejemplares milenarios) y por el impresionante grosor de su tronco, que se va ensanchando con el paso de los años, al tiempo que se vuelve cada vez más hueco. Hay castaños cuyos troncos se ahuecaron tanto, que podían acoger a varias personas, y de hecho han llegado a albergar a un pastor con su rebaño.

Perteneciente a la familia de las fagáceas, con hojas que caen en invierno, es natural de climas templados y se encuentra en África del norte, Europa meridional y Asia menor. En el caso de España, se encuentra por casi todo el territorio gracias al extenso cultivo que llevaron a cabo los romanos, si bien es especialmente abundante en el norte y noroeste.

castaño

La flor del castaño

Las flores del castaño aparece hacia verano, agrupadas en filamentos amarillos largos y estrechos en el caso de las masculinas (amentos), y en la base de estos, encerrando las semillas o castañas dentro de una cubierta o “erizo” en el caso de las femeninas.

Su fruto, de entre 5 y 11 centímetros de diámetro, contiene de 2 a 7 castañas: el producto tan conocido en España y otras partes del mundo, que durante siglos ha sido la base de la alimentación de Europa -ya fuesen asadas, secas o en forma de harina- y que aún hoy nos ofrece el castaño milenario.

 



configDate =
cookieDate =

Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Siempre podrás cambiar tu configuración, desde la página de Política de cookies.

Este es el configurador avanzado de cookies propias y de terceros. Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web.

Cookies técnicas (necesarias)

Estas cookies son importantes para darte acceso seguro a zonas con información personal o para reconocerte cuando inicias sesión.

Permiten medir, de forma anónima, el número de visitas o la actividad. Gracias a ellas podemos mejorar constantemente tu experiencia de navegación.

Dispones de una mejora continua en la experiencia de navegación.

Permiten que la publicidad que te mostramos sea personalizada y relevante para ti. Gracias a estas cookies no verás anuncios que no te interesen.

Dispones de una publicidad adaptada a ti y a tus preferencias.

También puedes continuar rechazando todas las cookies opcionales: