La carraca europea, una vistosa ave a punto de desaparecer

Su llamativo plumaje y su característico canto son las principales características que hacen a la carraca europea un ave perfectamente reconocible. Sin embargo, la acción del ser humano está poniendo en serio peligro su supervivencia. La sobre-explotación agrícola y el uso de insecticida son las principales amenazas que están haciendo menguar las poblaciones de esta especie.

Coracias garrulus es el nombre científico que recibe la carraca europea, un ave perteneciente a la familia Coraciidae. Su nombre de “carraca” lo recibe por su ruidoso y áspero canto. Mientras que su procedencia se le atribuye por ser la única ave de esta familia que habita en Europa.

Características de la carraca europea 

La carraca europea es un pequeña ave que mide entre 29 y 32 centímetros de largo  pero que llega alcanzar los 58 cm cuando extiende sus preciosas alas. Sin duda, su plumaje es una de las peculiaridades que caracterizan a esta ave. Y es que el color de su plumaje abarca tonalidades que van desde el azul-verdoso de su cabeza y dorso hasta el marrón- rojizo de su pecho y cola.

Su canto es especialmente identificable durante el cortejo, momento en el que emiten un ruidoso y traqueteante reclamo. La carraca europea se relaciona con otro tipo de aves como los cernícalos, grajillas y abejaruco.

¿Dónde habita? 

La carraca europea pasa el invierno en África y migra a diferentes zonas de Europa en época estival. La península ibérica es uno de los lugares donde se distribuye este peculiar ave, especialmente, en la franja mediterránea y en la zona media de Navarra y Burgos.

La carraca europea prefiere asentarse en zonas abiertas como, por ejemplo, campiñas, sembrados o pastos. Se alimenta de artrópodos y de voladores lentos que suele atrapar al vuelo. De forma ocasional, y gracias a su fuerte pico, puede nutrirse de animales como lagartijas, culebras o ratones.

Este ave de la familia Coraciidae aprovecha las cavidades de los estípites de las palmeras para anidar, pero también aprovecha cualquier agujero ya sea en árboles o taludes arenosos para la puesta de sus huevos. La incubación de éstos suele dura aproximadamente 21 días. Los polluelos abandonan el nido al mes de su nacimiento.

Principales amenazas 

La carraca europea es una especie catalogada como “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España. Sus principales amenazas son la sobre-explotación agrícola que provoca la degradación de su hábitat. Numerosos expertos aseguran que es una especie en peligro de extinción ya que la pérdida de sus entornos, que provoca la imposibilidad de su reproducción, está provocando que sus poblaciones disminuyan a pasos agigantados.

Los cambios del uso del suelo debido a abandono de la ganaderia, la urbanización y el desarrollo de infraestructuras son las principales causas de transformación de su hábitat.  Por otra parte, la intensificación del uso de insecticidas provoca la desaparición de la principal fuente de alimento de esta especie de ave: los insectos.

La carraca europea es una especie de ave que está amenazada por la pérdida y degradación del suelo

Según datos del CSIC, durante los últimos 25 años la regresión de la carraca europea es alarmante. Mejorar su hábitat y facilitar la creación de nuevas poblaciones son algunas de las acciones necesarias para evitar que la carraca europea acabe extinguiéndose en la Península Ibérica. Y es que la plantación de árboles y el mantenimiento de los cultivos favorece al desarrollo y supervivencia de este ave.

Otra de las medidas que favorecen la conservación de esta especie de ave es la instalación de cajas nido en zonas afectadas por la degradación de su hábitat.

El alimoche es otra especie de ave en peligro de extinción debido a la deforestación y la explotación del uso del suelo. A estas amenazas también se suma la caza furtiva de este tipo de ejemplares de ave. Además, como ocurre con la carraca europea, son aves especialmente sensible a los venenos usados en el campo.

¡Conoce más sobre nuestra fauna y flora en nuestros clip natura de la mano de Mónica Fernández-Aceytuno!