Fundación Aquae > Unos preciosos jarrones radioactivos

Unos preciosos jarrones radioactivos

21/09/2016 - Blog - Roberta Bosco y Stefano Caldana
Compartir en

En el Victoria and Albert Museum de Londres se están exponiendo unos sencillos jarrones de barro, encerrados en un especial aparador de cristal, que los separa de los visitantes. Lo más probable es que la mayoría ni siquiera llegue a enterrarse de su presencia y solo algunos llegaran a conocer su historia y a saber que se trata de unas vasijas radioactivas.


Los jarrones que forman parte de What’s Luxury, una exposición sobre el significado de lujo en nuestra sociedad, se presentan como unos quiméricos e inaprensibles objetos del deseo. Representan las indeseables consecuencias de los desmedidos apetitos materiales de occidente y materializan la paradoja de unos objetos de deseos que deben estar encerrados en la vitrina de un museo para salvaguardarnos de las radiaciones que emiten.

recogida-barro-radioactivo
Rare Earthenware 01 Recogida de barro radioactivo en el lago tóxico de Baotou © Tobi Smith

Esta instalación es sólo la punta del iceberg de una investigación artística, periodística y científica, llevada a cabo por el colectivo británico Unknown Fields Division. Su objetivo es denunciar el degrado y la contaminación de la Tierra a través de los procesos de refinación y extracción de los elementos y metales necesarios para ensamblar los dispositivos electrónicos y móviles que manejamos cotidianamente.

modelando-jarrones-radioactivos
Rare Earthenware 02 Kevin Callaghan moldeando los jarrones de barro radioactivo © Tobi Smith

Rastreando la cadena global de suministro de los elementos y las “tierras raras”, nombre común de algunos componentes químicos esenciales en los procesos industriales, los artistas han viajado junto con el fotógrafo Toby Smith hasta el complejo minero de Bayan Obo en la Mongolia Interior y al anexo lago tóxico de Baotou. De esta experiencia ha surgido Rare Earthenware, un espeluznante documental que revela lo que queda del medio ambiente y los entornos naturales después de los procesos de extracción y refinación de los sedimentos.



Rare Earthenware - Full Film from Toby Smith on Vimeo.

La película documenta a través de los números el viaje hasta el lago de Baotou cuyos fangos tóxicos sirvieron a los artistas para forjar las vasijas expuestas en la muestra What’s Luxury.


Rare Earthenware 03 Los jarrones de barro radioactivo. © Toby Smith

Con una superficie de unos 10 km cuadrados y creado por un cóctel de ácidos, metales pesados, sustancias cancerígenas y material radiactivo, el lago de Baotou es un lugar verdaderamente inhóspito e infernal. Su codiciada riqueza son las tierras raras, unas rocas que se utilizan para procesar los 17 elementos químicos más buscados en el mundo como el escandio, el itrio y los elementos del grupo de los lantánidos (lantano, neodimio etc.). China produce más del 95% de las tierras raras del mundo y dos tercios de estas proceden del complejo minero de Bayan Obo que cada año procesa 100 mil toneladas de tierras raras y por cada tonelada se producen 10.000 metros cúbicos de gas residuales, 75 metros cúbicos de aguas ácidas y casi una tonelada residuos radioactivos.


Rare Earthenware 05 El lago tóxico de Baotou en China. © Toby Smith

 

Estos minerales se utilizan en nuestras industrias para la fabricación de paneles solares, generadores eléctricos, baterías de automóviles, televisores, aparatos electrónicos, bombillas de bajo consumo y sobre todo teléfonos inteligentes. “Las tierras raras son las que permiten construir los ligeros y delgados lujos tecnológicos que manejamos cada día”, denuncian la británica Kate Davies y el australiano Liam Young, fundadores del estudio de diseño nómade Unknown Fields Division.

“Nuestros aparatos electrónicos personales tienden hacia lo invisible, sin embargo no debemos olvidar que a través de sus sombras evocan una imaginaria montaña gris, un pozo profundo un kilometro y un lago radioactivo de unos 10 km, algo así como un oscuro contrapeso a la aparente inmaterialidad de la informática”, concluyen los artistas. Con el objetivo de ofrecer un testimonio de las barbaridades que se llevan a cabo en los rincones menos conocidos del planeta, sus investigaciones se desarrollan mediante verdaderas expediciones que abarcan desde los campos de de petróleo de Texaco en la Amazonía ecuatoriana hasta la zona de exclusión de Chernóbil, pasando por los hielos árticos y las minas de zafiros de Madagascar.

Rare Earthenware, su proyecto más reciente, ha sido galardonado con una mención de honor en los prestigiosos Prix del Ars Electronica Center, los premios que otorga anualmente, durante el festival homónimo, el centro de arte de Linz (Austria).

Imagen de portada: Rare Earthenware 04 Los jarrones de barro radioactivo. © Toby Smith

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Roberta es periodista especializada en arte contemporáneo y nuevos medios y Stefano en cultura digital. Son autores de El Arte en la Edad del Silicio, un espacio permanente dedicado al new media art en El País. Roberta es miembro habitual del jurado del Premio Diseña de Fundación Aquae.

 

Compartir en