fbpx
Fundación Aquae > Un libro a diario para el #DíaDelLibro: «Mis años grizzly», de Doug Peacock

Un libro a diario para el #DíaDelLibro: «Mis años grizzly», de Doug Peacock

11/04/2019 - Blog
“Mis años grizzly” (Errata Naturae, 2015) de Doug Peacok es ya un clásico de la literatura naturalista, un libro que se mueve entre las memorias, el relato de aventuras, el activismo medioambiental y, finalmente, el apasionado retrato de los osos grizzlies por un hombre que decidió alejarse de todo.
Compartir en

Doug Peacock regresó de Vietnam y, como muchos de los soldados, no pudo reintegrarse en la sociedad de su país. Para el autor de Mis años grizzly. En busca de la naturaleza salvaje (publicado en 1990; edición en castellano: Errata Naturae, 2015), la guerra supuso una ruptura total con todo lo que había vivido antes de marchar. Natural de Michigan, se había criado en la zona de los Grandes Lagos, experimentando desde su infancia un contacto directo con la naturaleza que le llevaría a licenciarse en Geología, si bien abandonó toda posible carrera científica al mostrar su desacuerdo con algunas prácticas relacionadas con las industrias del petróleo y la minería. Una actitud contestataria que se acrecentó tras sus años en Vietnam y todos los horrores que tuvo que presenciar. Algo se rompió en su interior, y tomó una perspectiva existencial totalmente apuesta a la sociedad norteamericana que se encontró al regresar. Por lo que optó por una reinvención personal: acabaría encontrando una cierta paz entre los osos grizzlies, considerados como los mayores depredadores del continente americano. Entre ellos, se sintió vivo de nuevo.

En Mis años grizzly. En busca de la naturaleza salvaje reconstruye sus vivencias en los bosques y su fascinación por esa especie de osos tras pasar largas temporadas en las montañas del Oeste de Estados Unidos a lo largo de las décadas de los setenta y de los ochenta. Un libro experiencial y personal que tiene el tono testimonial y apasionado de un hombre que puede ser tan controvertido como inspirador y que luchó por la preservación de la naturaleza.



Su elección de marchar a la naturaleza surgió de un impulso personal, no tanto por un interés científico; sin embargo, las páginas de Mis años grizzly muestran un proceso de observación hacia el entorno, y, en especial, hacia los osos, que tiene tanto de aventura como de trabajo de campo a la hora de conocer a la especie, de entender sus características. Pero también, entrega profundas reflexiones sobre la condición humana, tanto en lo que significa por sí misma como por su relación con su entorno, situando al ser humano en un espacio preciso de la naturaleza, como una pieza más de un todo. La propia lucha del autor por dejar atrás armas, alcohol y pesadillas derivadas de la guerra frente a la pureza de la naturaleza, sirven como vehículo para conseguirlo.

Una experiencia que sitúo a Peacock en el centro del activismo ecologista (y en una de las personas que más sabe de osos en el mundo) gracias al conocimiento que obtuvo en su convivencia directa. Las cuales plasma con brillantez en un libro que puede ser leído como novela de aventuras o como un manifiesto naturalista. Unas memorias que obligarán al lector a pensar de manera diferente su manera de estar en el mundo y de relacionarse con su entorno y con los demás.

Los humanos gustan poquísimo de comparar sus vidas con las de otros animales. Y sin embargo, toda mi experiencia me enseñó que la metáfora es el camino fundamental de la imaginación, una primera línea de investigación hacia las vidas de otras criaturas que arroja luz sobre las nuestras. Como especie, comenzamos a recorrer ese camino, conociendo los lazos que nos vinculan a otras innumerables especies, descubriendo un paralelismo fundamental que fue el primero en revelarnos los secretos de nuestra inteligencia”.

 

Etiquetas:

 

Compartir en