Fundación Aquae > Un libro a diario para el #DíaDelLibro: “El ciclo de agua clara”, de Gavin Maxwell

Un libro a diario para el #DíaDelLibro: “El ciclo de agua clara”, de Gavin Maxwell

12/04/2019 - Blog
Publicado en 1960, El ciclo de agua clara, de Gavin Maxwell, se convirtió en un fenómeno literario en Reino Unido y no tardó en ser considerado como una obra maestra de la literatura anglosajona del siglo XX.
Compartir en

Para Gavin Maxwell, su libro El ciclo de agua clara (Hoja de Lata, 2016) “trata sobre mi vida en una casita solitaria de la costa nordeste de Escocia, de los animales que la compartieron conmigo y de los que fueron mis únicos vecinos en este paisaje rocoso y marino”.

Maxwell (Elrig, 1914-Inverness,1969) fue un autor, naturalista y aventurero escocés célebre por sus apasionados libros sobre las nutrias y sobre la vida salvaje en Escocia. Estudió administración de fincas en Oxford, después, sirvió en las fuerzas especiales durante la Segunda Guerra Mundial; a su regreso, intentó poner en marcha una pesquería de tiburones en el norte de Escocia, en Skye, pero fracasó. Desorientado, se instaló en Sandaig, un paraje remoto en las islas Hébridas que en sus libros bautizó con el nombre de Camusfeàrna, para estudiar las especies de la zona. Allí escribió la famosísima “Trilogía del Círculo de Agua Clara”, en la que narra su nueva vida en una rústica cabaña de madera junto al mar. De la primera entrega, El círculo de agua clara (1960), llegó a vender dos millones de ejemplares. A ella le seguirían The Rocks Remain (1963) y The Raven Seek Thy Brother (1969), que se publicarían juntas en 2010 en inglés, si bien, las dos últimas serían reducidas.



El círculo de agua clara es una novela, pero también un libro de memorias y un atento ensayo sobre las especies que Maxwell observa a su alrededor. El autor se sitúa en la primavera de 1949, cuando llega junto a su perro Jonnie a un remoto lugar y casi deshabitado de Escocia, entre las Highlands Occidentales y las islas Hébridas. Allí, en una casita amueblada con cajas de pescado arrastradas por la marea, la vida transcurre al son de las estaciones y en compañía de los poquísimos vecinos del lugar. Las anguilas remontan cada año la cascada y millones de arenques plateados huyen de las voraces orcas; las cuevas de antiguos buhoneros son ahora madrigueras de focas. Entre los animales de compañía que Maxwell tendrá, destaca Mijbil, un cachorro de nutria proveniente de Iraq.

Maxwell escribió un libro conmovedor y lleno de humor que sirvió a su autor para mirar a su pasado y pensar sobre su vida, sobre cómo había llegado hasta allí; pero también para elaborar un texto de hondo respeto hacia la naturaleza y todos los animales. Sobre la convivencia de especies, sobre la necesidad, en ocasiones, de alejarse de todo para encontrar el lugar en donde uno, finalmente, se siente parte. “Estoy convencido de que el ser humano sufre con su alejamiento de la tierra y de los demás seres vivos; su intelecto, al evolucionar, dejó atrás sus necesidades animales, y ello le hace anhelar, por seguridad, un trozo de tierra tal y como era antes de que él la perturbara”.

Gavin Maxwell Memorial

 

Etiquetas:

 

Compartir en