Fundación Aquae > Una epidemia se expande en Chile sin control: la innovación social

Una epidemia se expande en Chile sin control: la innovación social

06/12/2017 - Blog - Ashoka
Porque las buenas ideas se contagian y un buen virus puede generar la mejor de las “enfermedades”, les contamos cómo la Innovación Social se ha tomado la sociedad chilena y la importancia de que existan iniciativas como Red de Impulsores de Cambio.
Compartir en

 

Durante los últimos años, el país ha visto un aumento impresionante de emprendimientos sociales, producto de un esfuerzo conjunto de la sociedad, las ONGs, el Estado y empresas, que han descubierto el enorme potencial este tiene para el país. Aquí les contamos cómo se vive.

Toda buena idea parte con las ganas de cambiar algo. ¿Sabías que LEGO nació de la necesidad de una familia en la postguerra, en un humilde taller de carpintería? ¿O que Netflix fue creación de alguien que no quería pagar multas por atraso en un videoclub?

Nuestra capacidad es infinita cuando nos planteamos resolver un problema. Ahora, cuando esas ganas de cambiar las cosas, se juntan con la inquietud de ayudar a las personas a mejorar sus vidas, tenemos un increíble resultado: la innovación social. ¿Qué es precisamente?

Es ese genial espacio donde cabe todo tipo de soluciones creativas para problemas sociales y medioambientales. Sequía, falta de educación, pobreza, brechas de género… sabemos que los desafíos son varios. Aquí es donde trabajan personas con muy buenas ideas, que hacen proyectos increíbles y que logran cambiar vidas. Como José Manuel Moller.



José Manuel creó Algramo, un sistema de venta de productos a granel para los almacenes de los barrios más vulnerables de Chile. Con esto, no solo está contribuyendo a preservar este negocio y a permitir el ahorro de las familias, sino que también está evitando el exceso de contaminación al eliminar los envases desechables en la compra-venta. Por su proyecto e impacto, este emprendedor social  ha sido reconocido por la red mundial más grande de líderes sociales Ashoka.

¿Por qué no potenciar soluciones como esta y así lograr que se expanda por todo un país o el mundo entero? En Chile hay muchos, cada día más.

Chile en medio de la vanguardia

Sí, están los gobiernos. Sí, están las empresas. Pero la sociedad civil también tiene un rol fundamental a la hora de detectar problemas y de aportar con su creatividad a la creación de soluciones. No solo porque las autoridades no den abasto, sino porque como comunidad global, debemos trabajar juntos para hacer de este mundo un lugar mejor.

En Chile esto se ha entendido muy bien y no por nada el país ha sido destacado como el mejor lugar de América Latina para emprender, ¡y debemos estar orgullosos! Incluso a nivel mundial,  ocupamos el ranking n°18 en el Índice de Innovación Social, elaborado por la prestigiosa revista The Economist.

El acceso al financiamiento estatal, el papel que están jugando las universidades, el surgimiento de polos de creación y difusión de ideas (Socialab, IF, SistemaB, ASECH) son algunos de los factores que han acercado las aguas de la innovación social para regar sus tierras. Bueno, y obviamente la tecnología ha ayudado bastante.

¿Y saben qué? Todo este movimiento se contagia, cual virus. A medida que ven crecer más y más proyectos sociales, apoyo monetario, e interés de muchos en ellos; las personas se atreven a imitarlos y a cumplir sus sueños. Es que al parecer, no hay dónde perderse.

Es más, la innovación social agarró tanto vuelo en el país, que hasta se creó un festival para celebrarla y convocarla, ¡sí, un festival! Es el fiiS, que cumplirá su quinto año este 2017, y que convoca a cientos de personas con proyectos de gran impacto de Chile y el mundo, para que den a conocer sus ideas y demuestren que los cambios son posibles. Charlas, actividades y música han logrado reunir a más de 300 mil personas en un evento que ha extendido sus brazos por el continente para realizarse también en Uruguay, Perú, Argentina, Paraguay y Ecuador. Pueden ver una síntesis de lo que es en este link.


Imagen: www.fiis.org


¿Y si nos unimos para hacerlo todo mejor?

Así como el emprendimiento social se ha ido contagiando en la sociedad y distintas iniciativas han permitido que se desarrolle cada vez más, por añadidura se ha ido fortaleciendo un concepto clave: la colaboración. Una vieja palabra, conocida, pero que está tomando nuevos rumbos en el ámbito de la innovación.

Se trata de una colaboración no solo entre pares o socios, sino como mencionamos, entre todos los actores de la sociedad: empresas, Estado, ONGs, personas. Todos unidos para potenciar esas ideas que pueden resolver problemas que aquejan a las comunidades de Chile o del mundo.

Un ejemplo concreto es IF Chile (Ideas Factory): esta “fábrica de ideas” reúne a decenas de proyectos sociales en un solo espacio de trabajo, donde la colaboración entre ellos, el apoyo de universidades, los talleres de formación y el apoyo monetario de inversionistas se suman para transformar ideas en proyectos de gran impacto.

En este lugar está la oficina Ashoka, junto a más de 100 organizaciones relacionadas con educación, tecnología, sustentabilidad, diseño y múltiples disciplinas.

Red Impulsores del Cambio: innovación y sustentabilidad

En medio de este fértil terreno, aterriza una gran iniciativa global. Seis organizaciones ligadas al agua en Chile, Colombia y España, junto a Ashoka, se unieron para crear la Red Impulsores del Cambio (RIC). ¿Y qué se proponen hacer?



Apoyar a 10 emprendedores sociales en los tres países para que, a través de la colaboración entre los distintos actores de la sociedad, sus soluciones alcancen gran escala y sean un aporte en la protección y cuidado de nuestro medioambiente. Red Impulsores del Cambio les brindará apoyo monetario, creará una red entre ellos y les acompañará en la expansión de sus proyectos.

Se trata de la Fundación Aquae, Fundación Acuorum, Hidraqua, Canaragua (España), Aguas de Cartagena (Colombia), Aguas Andinas (Chile) y Ashoka, que en esta gran alianza global, quieren catalizar la innovación disruptiva en España y América Latina.

Toda persona que conozca algún emprendedor/a talentoso/a puede nominarlo/a, considerando los importantes criterios de que su proyecto sea una idea nueva y con potencial de impacto social, que la persona sea creativa, tenga una trayectoria probada en este tipo de iniciativas y principios éticos. Si se preguntan cómo deben ser sus proyectos, pueden considerar todo tipo de ideas que ayuden a mejorar la sostenibilidad del planeta.

RIC quiere identificar a estos 10 emprendedores y prestarles apoyo; reconocer las ideas sociales y sostenibles más innovadoras y efectivas; y establecer alianzas entre grupos de interés, empresas, sector público, universidades y organizaciones sociales, entre otras cosas. Junto a todo esto, inspirar a la ciudadanía para que se haga consciente del poder que tiene para transformar el mundo.

La capacidad de innovar puede que sea uno de los tesoros más preciados del ser humano. La de colaborar, aún más. ¡Propaguemos la innovación social! Que se convierta en el virus del que toda sociedad se contagie hasta los más ocultos rincones.

Aquí puedes conocer en detalle el proyecto Red Impulsores del Cambio.

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Ashoka es una fundación internacional sin ánimo de lucro. Se ha erigido como la organización de referencia en el campo del emprendimiento social y en la actualidad cuenta con una comunidad de más de 3.400 Emprendedores Sociales y 300 Escuelas Changemaker en todo el mundo. Apuesta por una sociedad en la que todas las personas descubran su potencial para mejorar el mundo y se sientan con la capacidad para lograrlo con éxito.

 

Compartir en