Microrrelatos

Arthur Eddington

Arthur Eddington paseaba de la mano de su novia por la campiña inglesa bajo un cielo cuajado de estrellas, cuando ella le paró mirando asombrada el cielo. “¿Acaso no es sobrecogedor cómo brillan?” Arthur esbozó una leve sonrisa mirando también el firmamento. “Desde luego… Y en estos mismos instantes soy la única persona en el mundo que sabe por qué brillan” le comentó pensando en las increíbles reacciones nucleares que se producían en todas esas esferas de gas incandescente inconmensurablemente lejanas. Ella simplemente se echó a reir, pensando que sería otra de las excentricidades de su  novio.