Fundación Aquae > Aqualia

Aqualia

Resulta maravilloso que una misma sustancia pueda existir y coexistir en diferentes estados. Si el agua fuese mujer seguramente sería ciclotímica ó histérica, perdiendo así su encanto mutante para algunos machistas. Siendo sólida parecería fría, dura y distante. Líquida se volvería al estar transpirada, orinada, menstruando y también llorando a mares. Gaseosa pocas veces para evitar flatulencias. Oxigenada desde la adolescencia al perder el rubio natural infantil. Destilada entrando al sauna y tónica con cada rutina aeróbica vespertina. De azahar en su casamiento, pero eso sí, nunca jamás desearían esos tontos que en su noche de bodas se volviese bendita.