Las aguas residuales y su valor para controlar la pandemia

La vigilancia microbiológica y el monitoreo de las aguas residuales se han convertido en indicadores eficaces para la detección precoz del virus de la Covid-19 adquiriendo un valor esencial en la evolución del análisis y el seguimiento de los datos. En los días más complicados de la pandemia, el Grupo Agbar desarrolló COVID-19 City Sentinel una solución que permite un mayor control del virus. Y que merece nuestra atención en el Día del Saneamiento.

‘El valor de los retretes’ es el lema escogido por las Naciones Unidas para celebrar, en este 2021, el Día del Saneamiento. Una efeméride que tiene lugar cada 19 de noviembre con el fin de reivindicar la necesidad mundial de acceder a un saneamiento seguro, un servicio inexistente para más de 3.600 millones de personas en el mundo. Son los países en vías de desarrollo los que más sufren esta situación.

Según datos de Naciones Unidas, la falta de un saneamiento adecuado provoca la muerte de cerca de 800.000 niños menores de 5 años a causa de la carencia de estos servicios. Por esta razón, la ONU ha fijado el año 2030 como fecha límite para dar solución a este problema a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En particular, con el objetivo número 6 que compromete a los líderes mundiales a garantizar el acceso a agua limpia y a un saneamiento seguro para todos.

El saneamiento es uno de los servicios públicos que más pasa desapercibido por los ciudadanos. Su funcionamiento se basa en recoger las aguas residuales con el fin de depurarlas para garantizar su vertido sin perjudicar al medio ambiente o incluso su reutilización. La tecnología tiene un papel, cada vez más, relevante en el correcto funcionamiento de este servicio. Y es que la digitalización de la gestión del ciclo urbano del agua nos permite avanzar en acciones que optimicen el proceso de gestión del ciclo urbano del agua: captación, potabilización y distribución del agua en las ciudades, así como el saneamiento y la depuración.

Además, y principalmente con la pandemia de la Covid-19, las aguas residuales han adquirido una dimensión especial al convertirse en una herramienta eficaz para la detección precoz del virus. Es el ejemplo del trabajo del Grupo Agbar, que ha desarrollado una solución inteligente para detectar el virus en este tipo de aguas.

Covid-19 City Sentinel: el valor del agua residual 

Monitorizar las aguas residuales para cuantificar la presencia vírica es el principal objetivo de Covid-19 City Sentinel. Una solución que nace del trabajo conjunto entre la Universidad de Barcelona, Aigües de Barcelona, Cetaqua y los laboratorios de LABAQUA. Se trata de una innovadora herramienta de análisis, control y seguimiento del virus en las aguas residuales para su detección precoz en la población.

Las aguas residuales han demostrado ser un factor determinante para detectar y controlar a tiempo el riesgo de rebrote. Y es que, en este tipo de aguas, la presencia vírica se detecta incluso antes de que aparezcan los síntomas en la persona contagiada. Por lo tanto, analizarla y categorizarla facilita no solo la atención temprana, sino también permite trazar su origen en un municipio, o región, a través de la sectorización de la red de alcantarillado.

Una solución inteligente que se vale de las aguas residuales para la detección precoz del virus

Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) del Prat de Llobregat

En línea de su actividad estratégica, Agbar desarrolló, en los primeros momentos de la pandemia, una solución inteligente para monitorizar la presencia del SARS-CoV-2 en las aguas residuales. Bajo el nombre de COVID-19 CITY Sentinel surge un Observatorio digital del virus en aguas residuales. Se trata de un indicador epidemiológico implementado en más de 30 depuradoras de aguas residuales urbanas repartidas por todo el territorio español y es capaz de realizar el seguimiento de más de 13 millones de habitantes.

LABAQUA se encarga de recoger y analizar las muestras representativas de aguas residuales. Los resultados son transferidos en un plazo de menos de 48 horas a una plataforma digital donde se visualiza gráficamente los datos de la zona afectada por la Covid-19 facilitando así a la Administración la toma de decisiones para frenar su avance.

Un servicio público esencial frente a la pandemia 

Son muchas las lecciones que hemos aprendido de esta crisis sanitaria. Una de las más evidentes es la importancia de un acceso a agua limpia y a un saneamiento adecuado, determinante para frenar la enfermedad. Una situación que agravaba la vulnerabilidad de aquellos que no disponen de este servicio básico.

Saneamiento en Perú, Agua para la Amazonía peruana

Instalación de un baño ecológico seco en el marco del proyecto ‘Agua para la Amazonía peruana”

Por esta razón, en 2020, y conscientes de esta problemática, decidimos ampliar nuestra colaboración con UNICEF, en el marco de “Agua para la Amazonia Peruana”, para contribuir a controlar la pandemia en las zonas rurales del Amazonas peruano. Tras siete años de proyecto, hemos logrado que más de 50.000 residentes de las zonas rurales de Amazonas, Ucayali y Loreto cuenten con servicios de agua limpia y saneamiento seguros.