fbpx
Fundación Aquae > Noticias > Se encuentran muestras de agua en el asteroide Itokawa

Se encuentran muestras de agua en el asteroide Itokawa

Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Arizona han encontrado agua en muestras adquiridas en el asteroide Itokawa, la cuales fueron recolectadas por la sonda espacial japonesa Hayabusa. Hallazgo que puede ayudar a encontrar más pistas sobre la creación de vida en la Tierra.

07/05/2019
Compartir en

En el año 2011, la Agencia de Exploración Aeroespacia de Japón (JAXA), hizo historia cuando su sonda Hayabusa consiguió traer con éxito muestras del asteroide Itokawa, siendo la primera vez que se llegaba a uno, se extraían muestras y se podían recuperar para estudiar en condiciones. En un estudio publicado en la revista Science Advances, se ha revelado que esas muestras contenían agua. Maitrayee Bose, de la Universidad Estatal de Arizona, ha declarado que “nadie esperaba encontrar rastros de agua en esas muestras”.

Según los autores del estudio, este hallazgo puede sugerir que los impactos tempranos en la historia de la Tierra por asteroides similares podrían haber generado hasta la mitad del agua de los océanos de nuestro planeta. Ziliang Jin, investigado de la Universidad de Arizona, ha declarado que “encontramos que las muestras que examinamos estaban enriquecidas en agua en comparación con el promedio de los objetos del sistema solar interno”.

A schematic view of the strange peanut-shaped asteroid Itokawa. By making exquisitely precise timing measurements using ESO’s New Technology Telescope, and combining them with a model of the asteroid's surface topography, a team of astronomers has found that different parts of this asteroid have different densities. As well as revealing secrets about the asteroid’s formation, finding out what lies below the surface of asteroids may also shed light on what happens when bodies collide in the Solar System, and provide clues about how planets form. The shape model used for this view is based on the images collected by JAXA's Hayabusa spacecraft.[/caption]

La investigación de Bose se dirige al estudio de la química interna de los cuerpos pequeños del sistema solar para comprender cómo adquieren y mantienen los elementos básicos para la vida. Está especialmente interesado en comprender si los asteroides y otras rocas pequeñas procedentes de otros lugares poseen agua y sustancias orgánicas o, de lo contrario, no tienen. "Nos encontramos en un planeta lleno de agua, rico en materia orgánica. No conocemos otro planeta semejante. Mi objetivo es descubrir cómo”, dice Bose.



De esta manera, escribió una propuesta de colaboración que convenció a la JAXA para poder estudiar algunas de las muestras del Itokawa, descubriendo que, en dos de las cinco muestras del objeto celeste, se encontraba el mineral piroxeno, que en muestras terrestres tienen agua en su estructura cristalina, por lo que Bose sospechaba que los piroxenos asteroides también deberían contener trazas de agua.

Para estudiar las muestras, cada una de aproximadamente la mitad del grosor de un cabello humano, el equipo utilizó el espectrómetro de masas de iones secundarios a escala nanométrica (NanoSIMS) de la Universidad Estatal de Arizona, que puede medir estos diminutos granos minerales con gran sensibilidad. El hallazgo fue que los piroxenos resultaron ser sorprendentemente ricos en agua, alrededor del 0,1 por ciento. Esto suena bajo, y Bose enfatiza que Itokawa está "completamente seco" en comparación con lo que los humanos están acostumbrados aquí en la Tierra. Pero aún es mucho más húmedo de lo esperado, y se debe tener en cuenta que es una cantidad bastante significativa de agua para minerales que ni siquiera se pueden ver a simple vista. Los resultados son suficientes para que los investigadores especulen que los asteroides secos como Itokawa podrían albergar mucha más agua de lo que se pensaba.

Los resultados del equipo también sugieren que, si la química es la adecuada, los impactos de estos asteroides podrían ser responsables de la mitad del agua que conforma los océanos de la Tierra.

 

Compartir en