fbpx
Fundación Aquae > Noticias > Rocas submarinas en el mar del Norte pueden generar energías renovables

Rocas submarinas en el mar del Norte pueden generar energías renovables

Según una investigación, los expertos consideran que unas rocas submarinas ubicadas en el mar del Norte podrían utilizarse para almacenar aire a presión que, después, accionarían turbinas para dar electricidad a todo Reino Unido.

24/07/2019
Compartir en

A partir de una nueva investigación, científicos sugieren que las rocas que se encuentran en el lecho marino frente a la costa de Reino Unido podrían convertirse en lugares de almacenaje a largo plazo con el objetivo de producir energías renovables. Para conseguirlo, se podría usar una técnica avanzada que permite atrapar aire comprimido en formaciones rocosas porosas mediante la utilización de electricidad de tecnologías renovables.

Energía renovables y baratas


Ese aire presurizado, más tarde, podría ser liberado para impulsar una turbina que generase grandes cantidades de electricidad. Según el estudio, esa técnica podría usarse a gran escala para almacenar el suficiente aire comprimido para satisfacer las necesidades eléctricas del Reino Unido durante la temporada invernal.

A partir de esta premisa, este procedimiento podría aportar suministros constantes y fiables de energía de fuentes renovables como, por ejemplo, turbinas eólicas y de las mareas. Algo que, además, podría ayudar a limitar el aumento de la temperatura global como resultado del cambio climático.

La idea es encontrar nuevos procesos que almacena energía de forma más económica que la actual y que sea, a su vez, fiable durante períodos de tiempos largos.


Almacenar aire en las rocas para producir electricidad


El aire se almacenaría a alta presión en los poros de la arenisca mediante el uso de un pozo profundo previamente perforado en la roca. En períodos en los que escasea la energía, ese aire se podría liberar del pozo para alimentar una turbina que generase electricidad que absorberían las redes eléctricas.

En las Universidades de Edimburgo y Strathclyde de Escocia, han usado modelos matemáticos para evaluar este proceso denominado Almacenamiento de Energía de Aire Comprimido (CAES, en sus siglas inglesas). Así, predijeron la capacidad de almacenamiento de Reino Unido combinando estas estimaciones con unas anteriores alrededor de las formaciones geológicas en el mar del Norte.

El estudio se ha publicado en la revista Nature Energy y su director, Julien Mouli-Castillo, de la Universidad de Edimburgo, ha declarado que “este método podría hacer posible almacenar energía renovable producida en el verano para esas frías noches de invierno. Puede proporcionar una solución viable, aunque costosa, para garantizar que el suministro de electricidad renovable de Reino Unido sea resistente entre temporadas. Más investigación podría ayudar a refinar el proceso y reducir los costos”.

 

Compartir en