fbpx
Fundación Aquae > Noticias > contaminación, océanos, plásticos > Primera evidencia de lo que se sabía: aumenta la contaminación de plásticos en el océano

Primera evidencia de lo que se sabía: aumenta la contaminación de plásticos en el océano

Que los plásticos están contaminando los océanos era algo que sabíamos, pero hasta ahora no se había encontrado la primera evidencia sólida de que la cantidad de plástico que contamina sus aguas ha aumentado en las últimas décadas, tras analizar 60 años de libros de registro de los buques que rastrean el plancton.

24/04/2019
Compartir en

Los datos han sido registrados a partir de unos instrumentos conocidos como “Registro Continuo del Plancton” (CPR en sus siglas en inglés), los cuales, incluidos en los barcos, han recorrido, entre todos ellos, millones de kilómetros a lo largo de los océanos. Los CPR poseen forman de torpedo y han sido usados desde 1931 para estudiar las poblaciones de plancton, filtrando organismos a través de bandas de seda. Con el tiempo fue creciendo su presencia en el océano, tanto que barcos de diferente tipo incorporan los CPR de manera voluntaria, proporcionando kilómetros de datos.

Los registros estudiados han mostrado que estos rastreadores se han enredado en grandes objetos de plásticos como bolsas y líneas de pesca, aproximadamente, tres veces más a menudos desde el año 2000 que en décadas precedentes.

El análisis, publicado recientemente en Nature Communications supone la primera vez que unos investigadores han podido demostrar el aumento de la presencia de plástico a través del uso de un registro de datos con cifras que contemplan un período amplio para poder cotejar de manera conveniente amplios registros.

Porque, aunque los hallazgos de la investigación y del estudio no resultan sorprendentes, hasta el momento se habían centrado en la presencia de plástico en el océano o en la ingesta de dicho material por parte de animales oceánicos, pero siempre moviéndose en períodos de tiempo muy reducido. Aunque daban cuenta de una realidad evidente, ahora se ha conseguido materializar con una visión mucho más amplia. Clare Ostle, biogeoquímica marina de la “Marine Biological Association”, en Plymouth, Reino Unido, quien supervisa la flota de estos dispositivos ha declarado cómo estos regresan del mar con cada vez más cantidad de plástico enredado.



El procedimiento es el siguiente: la tripulación de los barcos que llevan CPR rellenan un libro de registro y anotan cualquier problema que se produzca en él. Ostle y su equipo estudiaron todos los libros de registro del Atlántico Norte entre los años 1957 y 2016 para poder determinar si ese plástico enredado se había convertido en una presencia en aumento.

Durante ese período de seis décadas, se registraron 208 enredos, incluidos algunos en los cincuenta y en los sesenta, pero desde entonces los encuentros de los CPR con plástico de todo tipo se han convertido en algo más común, creciendo considerablemente en los ochenta y noventa y alcanzando un máximo durante la década de los 2000. Una tendencia en claro crecimiento que, como decíamos, por primera vez, cuenta con datos para constatar lo que, por otro lado, se sabía de manera clara: el agua de los océanos está cada vez más contaminada de plástico. Y se debe tener en cuenta que el estudio tan solo se ha centrado en plásticos de gran tamaño, no pudiendo evaluar la presencia de microplásticos, otra de las grandes amenazas para los océanos y los mares.

 

Compartir en