Fundación Aquae > Noticias > cambio climático > La temperatura del aire, tras el cambio climático en el Ártico

La temperatura del aire, tras el cambio climático en el Ártico

Un nuevo estudio revela que la temperatura del aire es el “smoking gun” detrás del cambio climático en el Ártico, algo que afecta de manera tanto local como de forma más global.
08/04/2019
Compartir en

Un estudio del Centro Internacional de Investigación del Ártico, encabezado por su científico jefe, John Walsh, muestra que la temperatura del aire se encuentra detrás del cambio climático en el Ártico. El autor principal del estudio, Jason Box, ha declarado que "el sistema del Ártico se está alejando de su estado del siglo XX y se encamina hacia un estado sin precedentes, con implicaciones no solo dentro sino más allá del Ártico”. Investigadores de la Universidad de Alaska en Fairbanks, coautores del estudio, han añadido que "el aumento de la temperatura del aire y las precipitaciones son los impulsores de cambios importantes en varios componentes del sistema ártico".

El estudio es el primero que ha combinado observaciones de indicadores de clima físico -como la masa de nieve-, con impactos biológicos -como la falta de coincidencia en el momento de floración de las flores y el funcionamiento de los polinizadores-. Estos indicadores climáticos son esenciales en la información que aportan, dado que capturan la esencia de un sistema. Por ejemplo, la extensión del hielo marino en un mes determinado resume los efectos de la temperatura, los vientos, el calor de los océanos y otras variables. De hecho, Walsh asegura que nunca se había reunido tantos indicadores del Ártico en un solo estudio.

Los científicos relacionaron los registros de observaciones de 1971 a 2017 de nuevo indicadores diferentes: temperatura del aire, permafrost, hidroclimatología, cubierta de nieve, hielo marino, hielo terrestre, incendios forestales, tundra y ecosistemas terrestres, y ciclos del carbono. Y todos ello se correlacionaban con el aumento de las temperaturas, lo que apunta hacia un clima de calentamiento y un cambio fundamental en el Ártico. "No esperábamos que la relación con la temperatura fuera tan fuerte como lo era. Todas las variables están relacionadas con la temperatura. Todos los componentes del sistema Ártico están involucrados en este cambio", puntualiza Walsh.

"El sistema del Ártico se está alejando de su estado del siglo XX y hacia un estado sin precedentes, con implicaciones no solo dentro sino más allá del Ártico", según el autor principal Jason Box, del Estudio geológico de Dinamarca y Groenlandia, en Copenhague, quien añada que "debido a que la atmósfera ártica se está calentando más rápido que el resto del mundo, los patrones climáticos en Europa, América del Norte y Asia son cada vez más persistentes, lo que lleva a condiciones climáticas extremas. Otro ejemplo es la interrupción de la circulación oceánica que puede desestabilizar aún más el clima: por ejemplo, el enfriamiento en el noroeste de Europa y el fortalecimiento de las tormentas".

Los autores del estudio esperan que estas observaciones basadas en los indicadores mencionados, pueda proporcionar una base para una comprensión más integrada del Ártico y su papel en la dinámica de los sistemas biogeofísicos de la Tierra.

 

Etiquetas:
Compartir en