Fundación Aquae > Noticias > cambio climático > La posible desaparición de las nubes en el futuro

La posible desaparición de las nubes en el futuro

Las altas concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera pueden provocar la dispersión de los bancos de nubes que reflejan aproximadamente el 30% de la luz solar que los incide.
28/02/2019
Compartir en

Un artículo publicado por Nature Geoscience ha revelado, a través de nuevas simulaciones climáticas, el aumento de concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera que podría romper estas capas de nubes con la consecuencia de exacerbar el calentamiento global.

De este modo, los hallazgos revelan una interacción desconocida anteriormente entre las nubes y los gases de efecto invernadero. Alrededor de tres veces el nivel actual de dióxido de carbono en la atmósfera puede dispersar de manera abrupta las nubes. La previsión sitúa en aproximadamente un siglo este escenario si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen al ritmo creciente actual.

Las proyecciones estiman que una disminución de las nubes podría implicar hasta un 8ºC de calentamiento, lo cual conllevaría situar el clima de la Tierra en niveles similares a los que experimentó hace cincuenta millones de años. Tapio Schneider, coautor del estudio, ha declarado: “Si no reducimos las emisiones son posibles cambios climáticos muy grandes y difíciles de revertir. Este estudio supone, ante todo, una advertencia sobre el futuro”.



Por ejemplo, bancos de nubes bajas situada en costas como las de California, Perú y Namibia suponen sistemas de enfriamiento muy efectivos del planeta, dado que reflejan la luz solar hacia el espacio. Una situación que, según estas nuevas simulaciones climáticas, podría revertirse debido el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera, exacerbando el calentamiento futuro.

Para obtener una imagen lo más realista posible del comportamiento de las nubes en futuros escenarios climáticos, el equipo de investigación simplificó los procesos a gran escala y modelaron el comportamiento de la nube con la mayor precisión posible. En la simulación elevaron los niveles actuales de dióxido de carbono, encontrando que la atmósfera se calentaba y las capas densas de nubes se rompían en nubes más pequeñas e hinchadas. Esto se debe a que las nubes necesitan irradiar calor a la atmósfera superior para mantenerse; si la atmósfera se calienta demasiado, los bancos de nubes se dispersan.

Las nubes son importantes: nos hablan del cambio climático

Las nubes son un gran vector de conocimiento que se puede aplicar al cambio climático. Durante los últimos años, el planeta Tierra ha sufrido una serie de cambios climáticos que han llevado a debatir sobre el calentamiento global de la atmósfera y la influencia que el hombre ejerce sobre el clima. El experimento CLOUD propone estudiar las nubes para luchar contra el cambio climático mediante el conocimiento, por ejemplo, de cómo era el medio ambiente antes de 1750.

El inicio del Cambio Climático suele situarse con la Revolución Industrial. Saber cómo era el clima y el medio ambiente antes de esa fecha nos puede ayudar, no solo a realizar comparativas sobre el proceso de calentamiento global y sus efectos, sino también para poder buscar soluciones de cara al futuro para combatir los efectos del cambio climático.

De lo anterior surge el proyecto CLOUD (Cosmics Leaving Outdoor Droplets) cuyo objetivo es entender cómo se forman las nubes. Porque, como indica Héctor García, físico del CERN y creador del canal de YouTube “Centripetas”, “el proceso de formación de las nubes no está del todo entendido. A lo mejor los rayos cósmicos tienen cierta influencia”. Por su parte, Andrea Santamaría, física del CERN, afirma que el CLOUD “estudia los efectos de cómo se crean las nubes y los efectos de los aerosoles”. Esta es la primera vez que se utiliza un acelerador de física de alta energía para estudiar ciencias atmosféricas y climáticas.

En el siguiente vídeo puedes descubrir qué pueden decirnos las nubes sobre el cambio climático.

 

 

Compartir en