fbpx
Fundación Aquae > Noticias > La corteza terrestre se separa junto a la Península Ibérica

La corteza terrestre se separa junto a la Península Ibérica

Se han encontrado señales de que una llanura en el fondo marino al suroeste de la Península Ibérica muestra signos de estar dividiéndose en dos. Un fenómeno que podría estar produciéndose por la separación de dos grandes placas continentales.

14/05/2019
Compartir en

Se trata de la Llanura Abisal de la Herradura, donde se podría estar producción una nueva zona de subducción. Durante la reunión de la "Unión Europea de Geociencias", un equipo de geólogos puso en evidencia la posible descamación em el fondo de la placa tectónica que se encuentra frente a la costa de Portugal.

Dicha llanura abisal se encuentra en el extremo puesto del mundo del llamado “anillo de fuego”, el cual alberga alrededor del 90% de los terremotos que se producen en el planeta. Por lo general, los temblores se suceden debido a que las placas tectónicas se empujan unas contra otras. Sin embargo, en la cosa suroeste de la Península Ibérica está sucediendo lo opuesto, dado que las placas africana y euroasiática se están separando a medida que la antigua se desplaza hacia el este.

João Duarte, geólogo de la Universidad de Lisboa y autor principal del estudio, pudo observar que en 2012 otros investigadores realizaban pruebas de ondas sísmicas y encontraron lo que parecía ser una masa densa de material desconocido debajo del epicentro del terremoto que asoló Portugal en 1969. Diferentes investigaciones desde entonces han evidenciado la existencia de dicha masa y que el área que se encuentra encima de ella ha experimentado pequeños terremotos con cierta frecuencia.



Para Duarte, esto es indicio de que el fondo de la placa se está desprendiendo, lo cual podría suceder debido a la serpentinización en el que el agua se filtra a través de las fracturas de la placa y reacciona con el material debajo de la superficie, dando como resultado la formación de minerales blandos. Y Duarte sugiere que esta capa mineral se está desprendiendo y, por tanto, puede iniciar un proceso de creación de una zona de subducción. Algo inquietante porque, en las simulaciones, los resultados apuntaban a que ese proceso de nacimiento de una nueva zona de subducción es la causante de terremotos, aunque, por ahora, sean leves.

Si estas ideas se confirman, sería la primera vez que se consigue observar una placa oceánica en el momento (geológico) de laminación, y podría marcar, "una de las primeras etapas de contracción del Océano Atlántico, enviando poco a poco a Europa hacia Canadá".

 

Compartir en