Fundación Aquae > Noticias > En el Día de la Eficiencia Energética: 20 consejos para ‘vagos’ para salvar el mundo

En el Día de la Eficiencia Energética: 20 consejos para ‘vagos’ para salvar el mundo

En 1998 se celebró en Austria una primera reunión internacional para hablar de la crisis energética, la eficiencia energética y las posibles soluciones. Entonces, se decidió que el día 5 de marzo se celebraría el Día Mundial de la Eficiencia Energética.
05/03/2019
Compartir en

No es la única. Pero la producción y el uso de la energía son una de las principales causas del cambio climático. Una acción que es causante de dos terceras partes de las emisiones de gases de efecto invernadero a escala mundial. Por este motivo es tan importante la eficiencia energética, esto es, conseguir los mismos resultados, pero utilizando menos energía. Además de conseguir ralentizar el cambio climático al disminuir la emisión de gases contaminantes, permite un gran ahorro, tanto individual como colectivo -para empresas, gobiernos-.

La eficiencia energética es cosa de todas, desde las políticas que se adoptan en los gobiernos hasta la gobernanza o gestión energética que lleven a cabo las empresas. Y, por supuesto, en cada individuo y en la manera en que use la energía.

Desde las Naciones Unidas, en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, realizó la llamada “Guía de los vagos para salvar el mundo”, en la cual aparecen, en cuatro apartados, algunas ideas de aquellas cosas que todos podemos hacer para aportar nuestro trabajo para una mayor eficiencia energética y, por tanto, ayudar a la consecución de los ODS y luchar contra el cambio climático.



Hemos recopilado algunos de esos consejos que todos podemos seguir:

Cosas que puedes hacer desde el sofá


  1. Ahorra electricidad enchufando los electrodomésticos en una regleta y desconectando todos por completo cuando no los utilices, incluso el ordenador.

  2. No imprimas. Si necesitas recordar algo que has visto en Internet, puedes escribir en una libreta o, mejor aún, apuntar las ideas en una nota digital para ahorrar papel.

  3. Apaga las luces. La televisión y la pantalla del ordenador emiten una luminosidad cómoda por sí , por lo que puedes apagar las otras luces si no las necesitas.

  4. Investiga un poco para comprar solo en empresas que sepas que aplican prácticas sostenibles y no dañan al medio ambiente.


Cosas que puedes hacer en casa

  1. Seca las cosas al aire: el pelo y la ropa se pueden secar de forma natural. Y siempre usa la lavadora con la carga completa.

  2. Evita precalentar el horno. Al menos que necesites una  temperatura de cocción determinada, calienta la comida justo al encender el horno.

  3. Sustituye los electrodomésticos viejos por modelos que aportan un consumo energético más eficiente y cambia las bombillas de la casa.

  4. Fertilizantes orgánicos: se puede utilizar los restos de alimentos como abono para reducir los efectos del cambio climático al mismo tiempo que reciclar sus nutrientes.

  5. Asilar las ventanas y las puertas para aumentar la eficiencia energética.

  6. Si es posible, instala paneles solares en casa.


Cosas que puedes hacer fuera de casa

  1. Comprar productos locales. Así, apoyarás a los negocios de la zona, ayudarás a la gente a conservar su empleo y reducirás los desplazamientos de los camiones.

  2. Para desplazarte, usa la bicicleta, el transporte público o, en caso de que puedas, ve andando. Usa el coche tan solo cuando sea necesario.

  3. Utiliza botellas de agua y otros envases para bebidas reutilizables para reducir los desechos.

  4. Cuando vayas a la compra, usa tu propia bolsa: más reutilizables que de plástico.

  5. Debes mantener siempre el coche en buen estado, dado que gracias a ello emitirá menos gases tóxicos.


Cosas que puedes hacer en el trabajo

  1. Asegúrate de que tu empresa utiliza tecnología de calefacción y refrigeración energéticamente eficiente y que el termostato se ajusta a un nivel inferior en invierno y a uno superior en verano.

  2. Analiza y modifica, si es necesario, las decisiones cotidianas. por ejemplo, ¿tienes la posibilidad de reciclar en tu lugar de trabajo? ¿Realiza la empresa adquisiciones a proveedores que llevan a cabo prácticas perjudiciales para el medio ambiente?

  3. Hazte la siguiente pregunta, ¿invierte tu empresa en infraestructura limpia y resiliente? Porque es el único modo de proteger a los trabajadores y al medio ambiente.

  4. Intenta generar menos basura, ya que la mayor parte acaba en los océanos. Esto, tanto en el trabajo como en cualquier ámbito de tu vida.

  5. Si tienes la posibilidad, puedes organizar en el trabajo una Semana Sin Impacto Ambiental. O plantear el ejercicio de vivir de manera más sostenible durante al menos una semana entre tus compañeros de trabajo.


 

Compartir en