×

El ciclo urbano del agua

365 días del año, 24 horas al día, con tan sólo abrir un grifo disponemos de agua.  Agua para beber, para ducharnos, limpiar, regar…  Te has preguntado, ¿de dónde viene toda esa agua?

El ciclo del agua que consumimos puede dividirse en tres fases: abastecimiento, saneamiento y reutilización.

El abastecimiento abarca las fases desde la captación de agua hasta que llega a las acometidas y contadores de los edificios.

    • Captación y potabilización: el agua proviene de fuentes como ríos, pozos, embalses o del mar para ser desalada, se almacena y se potabiliza. En las plantas potabilizadoras se asegura que el agua cumpla unas condiciones sanitarias adecuadas para su consumo.
    • Almacenamiento y distribución: una vez potabilizada el agua ya puede ser conducida al lugar del consumo. Se almacena en grandes depósitos urbanos para posteriormente ser transportada mediante tuberías y recorrer toda la ciudad hasta llegar a las casas.

El saneamiento se encarga de devolver el agua ya utilizada a su cauce natural, respetando siempre el medio ambiente.

    • Alcantarillado: el agua una vez utilizada para a ser agua residual que se recoge en el alcantarillado de la ciudad. Esta red de tuberías recogen el agua residual, de manera conjunta o separada de las aguas de lluvia, y se transporta hacia los sistemas de depuración o vertido.
    • Depuración: la depuración de las aguas residuales consiste básicamente en eliminar las impurezas del agua usada para devolverla a los cauces naturales en buenas condiciones. La depuración reduce al mínimo los riesgos ambientales y permite reutilizar parte del agua para usos secundarios.
  • La reutilización aprovecha el agua para usos distintos al consumo humano como el riego de jardines, la agricultura o algunos usos industriales.
    • Regeneración: Las aguas residuales convenientemente depuradas pasan por un tratamiento complementario de afino, llevado a cabo en infraestructuras específicas, para su posterior utilización segura (desinfección), en usos distintos al consumo humano (riego de jardines, producción agrícola, usos industriales….)
    • Transporte: El agua regenerada se transporta y se entrega al usuario de reutilización mediante tuberías, diseñadas de manera diferente a las de abastecimiento para evitar su confusión. Es usual que sea sometida a procesos de desinfección adicionales en el punto de uso.

Según datos oficiales aproximadamente el 20 % del agua consumida en España se destina al uso urbano (4.066 Hm3 al año). El 70% del consumo urbano corresponde al consumo propiamente doméstico, y la media a nivel nacional es de 122 litros por habitante y día.

Ver también:
El ciclo del agua
Día Mundial del Agua 2017: Las aguas residuales y el ciclo del agua
La Huella Hídrica urbana