Fundación Aquae > 10 consejos básicos para ser emprendedor

10 consejos básicos para ser emprendedor

Empezar un negocio se parece bastante a lanzarse al vacío atado por una cuerda. Ese momento con el pie en el filo del abismo, las dudas y por fin el salto. Lo bueno es que la cuerda siempre resiste el impulso. Pero el rato de agobio e incertidumbre está ahí. Nunca es fácil. Oirás muchos consejos, pero piensa que nunca estarán de más. De hecho, aquí van algunos más.

1. Cree en ti.
Te lo decía tu madre y te lo decimos nosotros. Si te lo propones puedes conseguirlo. La fe en ti mismo es el primer paso. Porque te llenará de valor y de decisión. Y además, transmitirás tu confianza a los demás.

2. ¿Qué sabes hacer?
Será más fácil creer en ti y será más divertido si tu negocio tiene algo que ver con alguna de tus habilidades o conocimientos. No empezarás de cero y no tendrás que aprender sobre un nuevo campo, con el coste que eso tiene en dinero y tiempo. Y sobre todo, suceda lo que suceda, te lo pasarás mucho mejor.

3. Prepara el terreno.
Montar un negocio no es un trabajo a tiempo completo. Es mucho más, es un trabajo 24/7 en muchas ocasiones y durante cierto tiempo en el mejor de los casos. Pregúntate si tú estás preparado para eso. Cuando te respondas que sí, pregúntate si tu entorno lo está. Ganar una empresa y perder una familia puede no compensar. O sí, eso es cosa tuya.

4. Ojo con los costes.
Sí, hemos tardado poco en llegar al tema del dinero, pero también sabes tú que era inevitable. Empezar un negocio, cualquiera, supone una inversión de partida. Intenta que ese desembolso se ajuste a elementos imprescindibles y evita gastar en cosas accesorias. Todo lo que puedas hacer tú, mejor. Pero sin sobrecargarte tanto que no seas capaz de sacarlo adelante.

5. Una pequeña ayuda.
Lo que nos lleva al siguiente punto. Realmente todo todo no podrás hacerlo, por tiempo y porque hay elementos relacionados con el emprendimiento que quizá no controles. La administración o todo lo relacionado con los aspectos legales, por ejemplo. Mejor obtener ayuda lo más profesional posible en aspectos así que lamentarlo más tarde. Porque los lamentos pueden ser por cosas graves.

6. Sé metódico.
El método existe por algo. Te hemos animado a lanzarte a crear tu empresa, pero no se trata de un paseo. Lo mejor es que sea algo que funcione. Tú lo comprarías, sí, ¿pero lo compraría tu vecina? Mejor elabora un plan de negocio, estudia la viabilidad, trata de detectar a tu público y la forma de llegar a él.

7. Más ayuda, esta vez económica.
Un inversor. Es algo que ya sabemos desde los hermanos Marx. Alguien que crea en tu negocio como tú y esté dispuesto a arriesgar su dinero. Pero es casi más importante de que ambos estéis seguros de que podéis trabajar juntos y aunar intereses. Y si va a ser tu compañero de aventura, escúchale. Piensa que él también se la está jugando. Así que a lo mejor tiene razón.

8. Todo por nada.
Piensa que hay recursos muy útiles que puedes conseguir sin inversión. Por un lado subvenciones en función de tu edad, actividad, lugar de establecimiento. Por otro, recursos gratuitos de los que menudean en Internet. Por ejemplo, herramientas de gestión.

9. No seas terco.
Sí, sabemos que llevabas mucho tiempo con esa idea en la cabeza y que ahora que te has decidido a llevarla a cabe, quieres que sea tal cual. Pero la realidad siempre va a ser más tozuda que tú. Así que mejor que sea flexible. Más. Mejor que seas como el agua. Quizá el resultado final no sea exactamente igual que tu ideal inicial, pero eso significará que funciona mejor. Adaptarte tú es más sencillo que moldear la realidad.

10. Sé paciente.
Sabemos que al final te estamos dando muchos consejos personales, pero mejor. En otros sitios leerás todo lo relativo a finanzas y el rollo legal. Pero esto es realmente una cuestión personal muchas veces. Por eso la paciencia es esencial: si piensas hacerte millonario en la primera semana, mejor que no empieces. Quizá si piensas hacerte millonario en cualquier momento, mejor que no empieces. Es un trabajo y como tal, quizá tengas que trabajar hasta el día de tu jubilación. Pero piensa una cosa. En realidad no es un trabajo. Es tu sueño. Y nada merecerá más la inversión de tu tiempo y tus energías.

Si has leído hasta aquí es que tienes madera de emprendedor. Por eso te invitamos a seguirnos y participar en los eventos Aquae Talent Hub que organizamos para ayudarte a desarrollar tus ideas y tu talento, de forma activa y en compañía de personas inquietas como tú.  Entérate de todo en nuestro Twitter https://twitter.com/aquaetalenthub y Facebook  https://www.facebook.com/aquaetalenthub/

Aqu@bot
Chatbot de Fundación Aquae
Aqu@bot
Chatbot de Fundación Aquae