GEOGRAFÍA

Cascadas y cataratas, un espectáculo natural

wiki explora

geografía

Cascadas y cataratas,

un espectáculo natural

La erosión que causan los ríos y los desniveles que éstos encuentran durante su recorrido son el origen de uno de los paisajes más atractivos de la naturaleza.

Haz scroll para leer

Pocos fenómenos de la naturaleza resultan tan bellos y espectaculares como las cascadas, un accidente geográfico producido por la existencia de un desnivel considerable en el cauce de un río y que, por efecto de la gravedad, provoca que el agua caiga verticalmente. Las cascadas, llamadas también cataratas cuando arrastran un gran volumen de agua, se generan por la erosión de las rocas por donde discurre la corriente –normalmente en el cauce alto de un río–, pero también pueden tener su origen en glaciares, terremotos, volcanes o por un fuerte corrimiento de tierras. Como no existe un sistema universal para su clasificación, para hacerlo suelen utilizarse características como su altura, su ancho o su caudal, así como por la forma que adopta el chorro de agua en su caída –en abanico, en línea recta, dando saltos en las rocas, etc.–. De todas las cascadas del mundo, quizás las más populares sean las cataratas del Niágara, situadas entre EEUU y Canadá, aunque existen muchas otras que pueden competir con éstas en atractivo y vistosidad, como por ejemplo...

El Salto Ángel

El Salto Ángel es, con sus 979 m de caída –807 son de caída libre–, la cascada más alta del mundo. Situada en el Parque Nacional Canaima, en Venezuela, fue bautizada así en honor del aviador norteamericano Jimmie Angel, que fue el primero que la sobrevoló e incluso "aterrizó" con una avioneta cerca de su caída. Su nombre indígena es Kerepakupai Vená, que significa "el salto al lugar más profundo del mundo". Foto: Alice Nerr © Shutterstock.

1

Cascada de la Garganta del Baatara

La cascada de la Garganta del Baatara, en las montañas del Líbano, es un salto de agua de 255 m de altura situado dentro de una dolina conocida como "la cueva de los tres puentes". Dado que el agua proviene del deshielo, la cascada solo está activa durante los meses de marzo y abril. El lugar fue desconocido para los occidentales hasta mediados del siglo XX, cuando fue explorado por el espeleólogo francés Henri Coiffait.

2

Sutherland Falls

Sutherland Falls es una cascada de 580 m de altura dividida en tres saltos, que fluye ininterrumpidamente cerca del fiordo de Milford Sound, en el sudoeste de Nueva Zelanda. La cascada nace en el lago Quill, el cual se encuentra siempre rebosante de agua debido a que en la zona se registran más de 300 días de lluvia anuales. Es la segunda cascada más alta del país, tras Browne Falls, cuya caída es de 843 m. Foto: Jiri Foltyn © Shutterstock.

3

Cataratas Victoria

Descubiertas en 1855 para Occidente por el famoso explorador escocés David Livingstone, las cataratas Victoria –llamadas Mosi-oa-Tunya o "el humo que truena" por los pobladores de la región– son las que tienen la cortina de agua más grande del mundo, siendo el doble de altas (108 m) y de anchas que las del Niágara. Situadas en el corazón de África, en la frontera entre Zambia y Zimbabwe, se nutren de las aguas del río Zambeze, aumentando su caudal de forma notable durante la época de lluvias. Fotos: V. Petrakov © Shutterstock.

4

Catarata Gocta

Aunque los habitantes de la región del Amazonas habían convivido con ella desde siempre, hasta 2005 no se supo, gracias al estudio y medición llevados a cabo por una expedición peruano-alemana, que La Chorrera, que es como se conoce popularmente a la catarata Gocta en Perú, es en realidad el quinto mayor salto de agua del mundo, con una caída libre de 540 m y una altura total de 771 m. Su ubicación remota y las leyendas que la envuelven –dicen que el lugar está protegido por una sirena–, dan a esta cascada un aire místico muy particular. Foto: Matyas Rehak © Shutterstock.

5

Cascada de Havasupai

La cascada de Havasupai, dentro de la reserva india que le da nombre, es el resultado de la conversión de las aguas que circulan bajo el subsuelo del Cañón del Colorado en un arroyo, el cual desciende plácidamente por un lecho de piedra caliza hasta el desnivel donde nace la cascada. Debido a su origen subterráneo, las aguas son de color turquesa y ricas en minerales. La sedimentación de estos minerales ha formado en el fondo del barranco unas peculiares formaciones rocosas de color rojo. Foto: ronnybas © Shutterstock.

6

Cataratas del Iguazú

Las cataratas del Iguazú, situadas en la confluencia del río que les da nombre y el Paraná, figuran por méritos propios entre las más espectaculares del mundo. Están formadas por un conjunto de 275 saltos de agua, el más alto y caudaloso de los cuales, llamado la Garganta del Diablo, alcanza los 80 m de altura. Las cataratas, que hacen de frontera natural entre Argentina y Brasil, se formaron hace unos 200.000 años debido a una falla geológica sobre el lecho del río Paraná. Hoy son una de las atracciones turísticas más populares de Sudamérica. Foto: R.M. Nunes © Shutterstock.

7

Cascadas de los Lagos de Plitvice

Ruby Falls

Horsetail Falls

El Parque nacional de los Lagos de Plitvice, en Croacia, es un paraje natural de enorme belleza donde, a lo largo de ocho kilómetros de recorrido, la confluencia de numerosos arroyos de montaña y ríos subterráneos forma y alimenta un total de 16 lagos, conectados entre sí por casi un centenar de cascadas. El paisaje es el resultado de un proceso de erosión kárstica, por el cual las aguas, ligeramente ácidas, han ido disolviendo poco a poco las rocas. Foto: Fesus Robert © Shutterstock.

Ruby Falls, situada en el estado de Tennessee (EEUU), tiene la particularidad de ser una de las cascadas subterráneas más altas que se conocen. Alimentado por el agua de la lluvia y por pequeños arroyos, el salto alcanza los 340 m de profundidad y está ubicado dentro de una cueva del monte Lookout, con más de 200 millones de años de antigüedad. En el fondo de la gruta, el agua acumulada forma un pequeño estanque que, a su vez, fluye por el subsuelo hasta desembocar en el río Tennessee. Las cataratas están actualmente iluminadas con luces de colores. Foto: Olya Steckel © Shutterstock.

Horsetail Falls –del inglés "cola de caballo"– es una cascada situada en el californiano parque de Yosemite, en el Sudoeste de los EEUU, que fluye solo en invierno y a principios de verano. Además de por sus grandes dimensiones –tiene 650 m de caída–, el salto destaca por el color anaranjado, incluso rojo, que lucen ocasionalmente sus aguas. Este fenómeno, conocido como firefall –"cascada de fuego"– solo acontece durante las puestas de sol que se producen a finales del invierno y bajo unas condiciones meteorológicas determinadas. Foto: Peggy Sells © Shutterstock.

8

10

9