Fundación Aquae > Blog > Instrumentos económicos para la gestión del agua

Instrumentos económicos para la gestión del agua

13/04/2016 - Blog - Lola Rey
Compartir en

El agua es un recurso escaso y esencial para todos.


Tradicionalmente se ha tendido a dar prioridad a los usos económicos olvidándonos del medio ambiente y de hacer un uso sostenible de los recursos disponibles, que no son infinitos.

En las últimas décadas, una creciente preocupación por el medio ambiente y problemas de escasez han dado lugar a que los gobiernos se plantearan la forma en la que los recursos están distribuidos entre los diferentes usuarios, y se ha llevado a cabo un cambio de paradigma: el cambio de una gestión del agua centrada en la oferta, a una gestión centrada en la demanda.

La gestión de la demanda consiste en introducir medidas de conservación del recurso, proporcionar incentivos económicos al uso eficiente del agua, rediseñar el sistema de precios y fomentar la reasignación de agua entre diferentes usuarios.

El problema es que todavía, en numerosas partes del mundo, el agua sigue siendo asignada y gestionada mediante instituciones que se establecieron cuando el agua no se consideraba un recurso escaso. Y las cosas han cambiado mucho.

La economía se centra en el estudio de la asignación de recursos escasos entre usuarios. Por ello, tiene sentido que muchos organismos internacionales y  académicos defiendan el uso de principios económicos para gestionar y asignar el agua, considerándolos críticos para un uso más eficiente y sostenible de los recursos disponibles.

Los instrumentos económicos pueden definirse como un conjunto de incentivos (positivos o negativos) que buscan influir en el comportamiento de los individuos para alcanzar un bien común.

El empleo de los incentivos adecuados y de mecanismos flexibles de asignación de agua puede ser imprescindible para garantizar un uso sostenible de este recurso. Por ejemplo, uno de las principales innovaciones de la DMA (Directiva Marco del Agua) es el papel central de los instrumentos económicos en la gestión del agua.

Uno de los objetivos fundamentales de esta directiva europea es la recuperación de costes de los servicios del agua, incluyendo las externalidades ambientales y el valor de escasez del recurso. Actualmente, en la mayor parte de países europeos se paga un precio por el agua muy por debajo del coste real de suministro. Si se quieren recuperar los costes y además fomentar un uso más eficiente y responsable del recurso, se debe establecer un precio que incentive a los usuarios a conseguirlo.

Además del precio, existen otros muchos instrumentos económicos (mercados, tasas, incentivos, etc.) que pueden aplicarse en la gestión del agua.

En las zonas más áridas del planeta existen desde hace décadas mercados de derechos de agua que permiten a los usuarios comprar o vender sus derechos de uso de agua de forma temporal o permanente, lográndose una mayor eficiencia del uso de los recursos y permitiendo su transferencia desde los usos de menor a los de mayor valor añadido. En los últimos años se han desarrollado diferentes tipos de mercado de agua cada vez más sofisticados, como los contratos de opción.

Los instrumentos económicos para la gestión del agua deben proponerse teniendo en cuenta el marco legal, social y económico en cada caso, ya que lo que funciona en un determinado país o región puede no ser adecuado en otro lugar. Además, los instrumentos económicos no son la solución a todos nuestros problemas (ojalá!) y deben ser propuestos junto a otros mecanismos de gestión del agua.

En junio se celebra la 22ª Conferencia de la Asociación Europea de Economía de los Recursos y el Medio Ambiente (EAERE) en Zúrich. Una de las sesiones de esta conferencia tratara el tema de los instrumentos económicos para la gestión de la escasez de agua y las sequías. En esta sesión se presentaran diferentes casos de estudio (Australia, Italia, España e Inglaterra), muy distintos en cuanto a gestión de agua, disponibilidad del recurso y clima.

Ya os contaré cuáles han sido las principales conclusiones de esta sesión en el Aquae Blog.

 

Etiquetas:

Sobre el autor

Lola Rey es actualmente investigadora en el Cranfield Water Science Institute (Cranfield University, UK) y trabaja en dos proyectos financiados por NERC (Natural Environment Research Council). El primero, Historic Droughts analiza cómo las sequías han afectado al Reino Unido en el pasado, y el otro MaRIUS evalúa riesgos, incertidumbres e impactos de las sequías en Reino Unido. Su investigación se centra en cómo las sequías afectan a la agricultura y de qué manera los agricultores se adaptan. Anteriormente, estuvo vinculada al Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales, de UPM como estudiante de Master y Doctorado. De su tesis doctoral “Water option contracts for reducing water supply risks: an application to the Tagus-Segura Transfer” ya se han publicado cinco artículos en revistas científicas, varios capítulos, y ponencias en conferencias y seminarios. Premio Aquae Mejor Tesis

 

Compartir en

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar