Firmas

Fundación Aquae > Blog > Firmas > Before the Flood

Before the Flood

28/11/2016 - Firmas - Eva van den Berg

El cuadro del pintor holandés Jheronimus Bosch, internacionalmente conocido como El Bosco, sirve de eje conceptual a Leonardo di Caprio, conductor, y codirector junto a Fisher Stevens (Martin Scorsese es su productor ejecutivo)

Compartir en
Del documental Before the Flood, que significa algo así como «antes del diluvio», el cual fue emitido hace unos días por National Geographic Channel.

Di Caprio es el mensajero de las Naciones Unidas en lo concerniente al calentamiento global y en este documental, que debería pasarse en todas las escuelas, alerta de la que se nos viene encima.

Cómo de la parte primera del tríptico del El Bosco, El Jardín del Edén, la sociedad humana ha pasado al panel central, en el que se apunta un mundo superpoblado, de excesos y libertinaje, y cómo estamos ya con un pie en el tercero, donde el infierno es el medio ambiente dominante.

fundacion_aquae-blog-before

Algo que muchos ya sabemos desde hace tiempo– de hecho vivimos angustiados por ello–  pero que tantos otros se esfuerzan en no saber e incluso en negar con toda la desfachatez y contundencia. Porque el tema que más me impresiona de este documental es cómo es posible que tantos pesos pesados de la sociedad estadounidense se esfuercen en negar descaradamente, sin ninguna base que los sostenga, una realidad científicamente comprobada. «Me estoy congelando, grita Donald Trump en uno de sus mítines, momento mostrado en el documental- ¿Dónde está? ¡Necesitamos ese cambio climático del que hablan!», dice el próximo presidente de los USA.

Como dice di Caprio, el cambio climático es algo de lo que nadie quiere hablar. Pero hay que hacerlo y por ello, Before the Flood muestra mediante imágenes impactantes y escenas bien documentadas la retahíla de vilezas que estamos haciéndole al planeta Tierra en nombre de un progreso consagrado a la quema de combustibles fósiles. Es difícil permanecer impertérrito. Pero, a pesar de las evidencias, perlas humanas como el locutor y comentarista Glenn Beck aparece diciendo en su programa televisivo, dirigiéndose a Obama: «Si cree realmente que el calentamiento global es el mayor problema al que nos enfrentamos, o usted delira o es el más estúpido del planeta».

Es chocante cuando el alcalde de Miami, Philip Levine, preocupadísimo por lo que le está sucediendo a su ciudad, sometida a un sinfín de obras que costarán 400 millones de dólares para erigir muros y bombas para extraer el agua que cada vez inunda una mayor superficie a causa del aumento del nivel del mar, cuenta que poco más se puede hacer para combatirlo. El gobernador de su Estado,  el republicano Rick Scott, prohibió en 2011 incluso usar el término «cambio climático» y el senador de Florida, el republicano Markus Rubio, es otro negacionista declarado. El congreso está comprado, dice Levine, por los lobbies que viven de los combustibles fósiles, como los hermanos Koch, al frente de la petrolera Koch Industries, y otras empresas del ramo, como Exxon o Shell, así como los think tank financiados por toda esta gente para contrarrestar cada una de la afirmaciones científicas que alertan de la urgencia de actuar para mitigar un cambio climático que acabará por engullirnos.

131  diputados (de los 435 representantes) niegan que haya un cambio climático causado por la acción humana en el congreso de los Estados Unidos y 38 senadores (de un total de 100) hacen ese papel en la otra cámara del senado. Hasta hace poco, al frente del Comité de Medio Ambiente estaba otro mega negacionista republicano,  James Inhofe, que incluso sale citado en el libro que, traducido del inglés, se titula El cerebro republicano: la ciencia que explica por qué niegan la ciencia y la realidad.

El otro día Jordi Évole le preguntaba a Naomi Klein cómo hacía para mantenerse optimista a pesar de todo. «No me gusta la gente que va propagando el desánimo, es contagioso», dice Klein. Hoy, al escribir este post el día que Trump ha ganado las elecciones, hasta ella debe sentirse pesimista. Con él al frente de la que es, junto a China, la nación más contaminante del planeta, además de una de las más poderosas, la lucha contra el cambio climático será, si cabe, aún más complicada.

 

Sobre el autor

Redactora y editora de secciones para la edición española del National Geographic. Guionista y documentalista.

 

Compartir en

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar